Fichas de vulnerabilidad al cambio climático en el Huila

El aumento de la temperatura, la disminución de la precipitación y el incremento en la demanda de agua, entre otras situaciones, evidencian que el departamento del Huila no es ajeno a los efectos del cambio climático global. De acuerdo a las proyecciones a 2040 realizadas por el IDEAM se puede observar de manera general que la temperatura aumentará cerca de 2ºC en el 75% del departamento y la precipitación disminuirá en el 67%, desapareciendo incluso algunos rangos de precipitación por encima de los 2.500 mm anuales. Estos cambios, sumados a la pérdida de coberturas naturales y la reducción de la biodiversidad, han generado considerables impactos ambientales que ponen en alerta al departamento. El aumento de las actividades productivas y los conflictos político – económicos y sociales ponen a prueba la capacidad adaptativa que tiene el Huila para enfrentar este reto. A partir del análisis de vulnerabilidad realizado, se observa que municipios como Guadalupe, Tarqui, Agrado, Aipe y Acevedo tienen un alto grado de vulnerabilidad. En contraste los municipios Gigante, Pitalito, Pital, La Argentina, La Plata, Tesalia, Íquira, Teruel, Santa María, Villavieja, Baraya, Rivera y Campoalegre tienen una vulnerabilidad baja. En los 19 municipios restantes, la vulnerabilidad es media. El Huila tiene grandes oportunidades para la adaptación y mitigación al cambio climático, como la presencia de grandes y extensas masas boscosas y páramos en sus zonas cordilleranas altas y al sur del departamento, la red de áreas protegidas y la creciente capacidad de gestión política, social y económica del gobierno departamental.