Policy Brief – Desplazamiento climático y comunidades resilientes

EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LOS PROCESOS DE MIGRACIÓN

El clima en la Tierra es el resultado de una serie de interacciones entre procesos físicos presentes en la atmósfera, los océanos y los hábitos energéticos desarrollados por la humanidad. El término está relacionado con las características atmosféricas promedio producto de períodos extensos de observaciones y sus condiciones se ven afectadas por la temperatura de la superficie de la Tierra. Dos tercios de la energía proveniente del Sol son absorbidos en su mayoría por la superficie del planeta, de manera que para poder mantener la temperatura constante es necesario irradiar de regreso esa energía absorbida. Esto, en conjunto con la presencia de gases y nubes, promueve un efecto invernadero natural que permite mantener la Tierra en temperaturas óptimas para la vida (Le Treut et al., 2007).

La dinámica del clima está relacionada con los fenómenos de variabilidad climática que consisten en variaciones de las condiciones promedio y otras estadísticas del clima (como los fenómenos extremos), que se deben a procesos naturales dentro del sistema climático (variabilidad interna) o a variaciones por forzamiento externo o antropógeno (variabilidad externa) (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD, 2009). La variabilidad climática es predecible en períodos ya conocidos, y una vez ocurre, el clima retorna a sus condiciones promedio.