Visión AVA

Cambio climático: retos de hoy y mañana

El sistema climático es un conjunto de interacciones complejas entre la atmósfera, la superficie terrestre, el hielo y la nieve, los océanos y otros cuerpos de agua, y los seres vivos1. Del conjunto de componentes del sistema climático, el atmosférico define las características del clima, pues las precipitaciones, la temperatura y los vientos son los factores que determinan las condiciones climáticas de un lugar.

Los cambios naturales que el clima del planeta Tierra siempre ha experimentado se han dado en el transcurso de largos períodos, como las glaciaciones. En el último siglo, sin embargo, el sistema climático terrestre ha experimentado cambios considerables de forma acelerada. La atmósfera está compuesta por una gran cantidad de gases que permiten el calentamiento natural de la Tierra. Estos gases reciben el nombre de gases de efecto invernadero, los cuales retienen parte de la radiación solar y mantienen el planeta a una temperatura apta para la vida2. El efecto invernadero es natural y necesario, pero las actividades llevadas a cabo por los seres humanos lo han alterado, causando el incremento a largo plazo de la temperatura promedio de la atmósfera (calentamiento global). De esta forma se alteran las condiciones climáticas del entorno, generando lo que conocemos como cambio climático y variabilidad climática3. La variabilidad climática puede desestabilizar y provocar pérdidas de los cultivos, reducción de las fuentes de riego, inseguridad alimentaria y hambre.