Vulnerabilidad al cambio climático de Cartagena de Indias

El cambio climático, entendido como un cambio en el estado del clima a lo largo del tiempo, ya sea debido a la variabilidad natural o como resultado de una actividad humana (IPCC, 2007), es una de las mayores amenazas ambientales sobre el planeta. Los sistemas costeros son uno de los sectores más vulnerables a dichos cambios debido al aumento del nivel del mar, a un mayor riesgo de mareas de tempestad y a un posible cambio en la frecuencia y/o intensidad de los fenómenos extremos (IPCC, 1997).

En el caso de Colombia, tanto su línea de costa alta como las planicies litorales y los ecosistemas costeros e insulares serán afectados por el actual cambio climático y, en especial, por el ascenso acelerado del nivel del mar. En el largo plazo, las potenciales variaciones físicas de las zonas costeras e insulares, asociadas con el ascenso acelerado del nivel medio del mar, están dadas por la pérdida de tierra a causa de la erosión y la inundación del litoral, lo cual generará impactos socioeconómicos y ecológicos sobre los sistemas y las actividades de la zona (Segunda Comunicación Nacional. En adelante, SCN [2010]).

Las ciudades costeras son las más vulnerables debido a que son las más expuestas y, a su vez, son las áreas más explotadas en virtud de la abundancia de recursos naturales disponibles. La continua degradación de los recursos costeros, la destrucción del hábitat, la contaminación, sedimentación y erosión son el resultado del uso no sostenible y la explotación de las zonas costeras.